miércoles, 2 de mayo de 2012

Blackstock recupera la esperanza para el futuro


El Nottingham Forest cerró su nefasta temporada con una victoria en casa (2-0) ante el descendido Portsmouth con dos goles de Dexter Blackstock en el último tercio de partido. Con ambos equipos sin nada que jugar, el encuentro produjo un fútbol anodino y con escasa garra. El espectáculo, en realidad, lo pusieron los casi 3000 aficionados del Portsmouth que viajaron los casi 600 kilómetros que separan la ciudad costera de Nottingham. Con su equipo a descendido, los seguidores del ‘Pompey’ llenaron de coloridos disfraces el ‘Bridgford End’, animando y cantando durante los noventa minutos. Aprovecharon también para denunciar con pancartas la mala gestión de los dirigentes del Portsmouth y la falta de vigilancia de la Liga y la Federación, que han llevado al club casi a la desaparición. Por ellos, por su compromiso con el club, por demostrar que el fútbol es mucho más que un negocio enriquecedor para oscuros inversores de oriente medio, hay que desear lo mejor al Portsmouth en League 1 y, a ser posible, una pronta vuelta a la segunda división del fútbol inglés.

El partido tuvo poca historia. Los jugadores del Portsmouth opusieron escasa resistencia, y fue el propio Forest quien dictó el ritmo del encuentro. Steve Cotterill volvió al que se ha convertido en su once de gala, con McLeary en la banda derecha, Cunningham en el lateral izquierdo y Majewski junto a Blackstock en ataque. El Forest empezó bien. Jugando con ritmo, con ganas e imprimiendo velocidad a su fútbol. A ello contribuyó sobre todo la figura de Adlene Guedioura que, una vez más, se agigantó en la medular. El argelino tiene clase, potencia, ganas y una buena visión del juego. Si Cotterill consiguiera retenerlo para el Forest sería posiblemente el mejor fichaje de los últimos años. Pero será difícil, porque no deberían faltarle ofertas de la Premier League. Fueron diez minutos de buen fútbol. El Forest de Cotterill demostró que puede jugar sin dar pelotazos, pero una vez más falló en el remate. Blackstock tuvo la mejor ocasión, pero su control con el muslo se le fue demasiado largo y acabó en las manos de Ashdown. 

Pasado ese asedio inicial, el partido languideció. Hubo poco juego vertical y casi ninguna ocasión hasta que Gunter, al filo del descanso, apareció desmarcado en el área pero mandó su disparo alto. En la segunda parte el Forest cambió el ritmo del juego y se fue a por la victoria. Para seguir fiel a su tradición, necesitó de tres ocasiones para marcar. Y fueron todas de Blackstock. Tras dos cabezazos en los que Ashdown tuvo que estirarse al máximo, finalmente una internada por la izquierda de Cunningham generó el primer gol del Forest. El lateral irlandés cruzó el balón para McLeary y éste lo tocó hacia el segundo palo para que Blackstock no tuviera más que empujar el primer tanto de su equipo. La visión de juego de McLeary fue una muestra más de su gran temporada, que le ha valido el trofeo al mejor jugador del año elegido por los aficionados.

Ya con la victoria en el bolsillo el Forest jugó a placer, aunque tuvo que esperar hasta el último minuto del partido para aumentar su ventaja. Fue en un saque de esquina que Reid envió al segundo palo, donde Blackstock, una vez más, se elevó por encima de su marcador y cabeceó a gol. Dos goles de escasa importancia para el Forest en el campeonato, pero que pueden dar mucha confianza a Blackstock de cara a la próxima temporada. Tras unos meses de extrema zozobra, Cotterill ha conseguido enderezar la defensa en los últimos partidos. Incluso ha empezado a tejer un fútbol más elaborado de la mano de Guedioura, Reid y McLeary. Pero la falta de gol sólo la ha superado parcialmente. Como muestra, las derrotas en Reading y en Hull donde el Forest mereció, al menos, un empate. Steve Cotterill tiene un claro problema en ataque y, aunque tendrá muchos otros problemas, necesita solucionarlo antes de que el próximo 18 de agosto comience de nuevo el Championship.

Con esta victoria se concluyó, por fin, una temporada para olvidar en el Forest. La destitución de Billy Davies, la dimisión de McLaren, siete partidos sin marcar un solo gol, trece derrotas en casa, la muerte del dueño y el incierto futuro del club. Todo esto le ha pasado al Forest en escasamente nueve meses. El futuro del equipo, además, es incierto. De los 16 jugadores convocados para este último partido un total de nueve son cedidos o acaban contrato. Frank Clark, el presidente, y Steve Cotterill, el entrenador, tienen muchísimo trabajo por hacer. Con un presupuesto muy limitado deben componer una plantilla que garantice, al menos, no pasar tantas angustias como este año. El ascenso a la Premier se ve ahora muy lejano y el futuro inmediato pasa por asegurar la estabilidad del club y de la plantilla en esta división. No será fácil, pero hay que descontar ya los días que quedan hasta el 18 de agosto.

P.D.: Agradecer a BG (@forestlive) su nueva crónica sobre el Forest para cerrar la temporada.

5 comentarios:

cityground dijo...

También acabó la liga de los reservas con un empate a uno del Forest en el último partido ante el Sheffield United que ha sido el campeón. Marcó de penalti Swindell, gran final de liga de los chavales con 10 puntos en los últimos cuatro partidos. Los Blades jugaron con varios jugadores del primer equipo, el Forest solo con juveniles.

Sheffield Utd: Long, Conneely, Warren, Harriott, Ertl, Ormsby (Hinchliffe 81), Chapell, Whitehouse (McAllister 53), Ironside (Smith 66), Philliskirk, Murray.

Subs not used: Matic, Pemberton.
Scorer: Murray 69min

Forest: Evtimov, Papworth, Andrews, Morgan, Gorman, Regan, Gnahore, Wallace, Swindell, Blake, Osborn.
Subs not used Fenton, Smith, Palmer-Samuels, Kamaneno, Sebastio.
Scorer: Swindell pen 77min

Sergio dijo...

Es admirable lo de la afición del Pompey. Aquí en Southampton, los del Coventry participaron en la fiesta del ascenso. Llenaron su hueco visitante también.
Precioso.

Aunque sean el eterno rival no le deseo a nadie pasar por penurias que lleven a la desaparición. Ojalá se estabilicen.

El Forest al final ha terminado bien. Me alegro. Como decís, ahora será interesante como os movéis en verano.

Suerte para el año que viene y por favor, darle a McGoldrick una salida digna

Ricardo Carranza dijo...

Me da lastima y tristeza por la situacion del portsmouth, hasta hace 2 años estaban en la premier league y disputando una final de copa y ahora estan en tercera division, ojala mejore su situacion y vuelvan; que bueno que ya acabo la temporada para el forest para recomponer las cosas y pensar lo que se hizo mal y volver a soñar con el ascenso a la premier league

Deivid dijo...

Lo mejor ha sido leerle a Sergio...aqui en Southampton ¿?...jaja

Bueno al final os salvasteis aunque las ultimas cronicas ya no mencionaban a Harry Potter...una pena, jeje

Un saludo

roberto dijo...

Por fin acabó esta temporada, y por lo menos salvamos los "muebles", ya que sería el colmo que además acabáramos descendiendo a ligue one.

Mis felicitaciones a los Saints que han logrado el ascenso a Premier, es un equipo que me cae muy bien y me alegro mucho por ellos.

Veremos que nos depara la 2012-13.