lunes, 16 de octubre de 2017

El Derby se lleva el primer asalto

El primer East Midlands derby de la temporada fue para los carneros que se impusieron por 2-0 al Nottingham Forest en Pride Park, un partido marcado por el tempranero gol de los locales y por las oportunidades desaprovechadas por los visitantes sobre todo en la primera mitad.

Las principales novedades en el Forest fueron la presencia en el once inicial de Lichaj que era su primera titularidad y de Barrie McKay, el escocés dispuso de las mejores oportunidades del Forest durante el partido. La defensa era bastante inédita con Lichaj y Traore en los laterales, y  una pareja de centrales formada por Fox y Mancienne que no ofrecía demasiada confianza antes del inicio del encuentro. El Forest tiene un serio problema en la defensa.

Y nada más comenzar el partido llegó el primer gol local obra como no podía ser de otra manera del delantero checo Matej Vydra que hace tiempo se ha convertido en una bestia negra para el Forest, el de ayer era el octavo gol que le hacia a los dobles campeones de Europa. A los 24 segundos de juego Vydra soltaba un buen disparo desde fuera del área que batía a Smith, imposible comenzar peor. Pero el Forest no acuso en exceso ese gol y realizó una muy buena primera mitad, gozando de suficientes ocasiones para empatar antes del descanso. Primero McKay estrellaba un disparo en el palo y después el propio mediapunta escocés se plantaba solo ante Carson pero el portero desviaba con la pierna su disparo, esta fue la más clara.

Al comienzo de la segunda mitad siguió apretando el Forest y Cummings pudo empatar pero su remate a centro de Osborn salió por encima del larguero. Por desgracia en el minuto 50 Nugent no perdonaba con su remate tras una rápida jugada de Vydra. Mazazo para un Forest que no merecía perder por 2-0. Antes de ser sustituido McKay volvió a probar fortuna pero su disparo fue desviado a córner por Carson. A la hora de juego Clough y Ward entraron en lugar de Dowell y McKay, y en el 75’ Walker sustituía a Cummings. No mejoró el Forest con los cambios, y los últimos acercamientos con peligro fueron para el Derby con dos lanzamientos de faltas ambas lanzadas por Lawrence, en la primera Smith hizo una buena intervención y en la segunda que era una falta más lateral se estrelló en el larguero.

Siempre es doloroso perder contra el gran rival, ahora toca recuperarse y pensar en el partido del sábado ante el Burton Albion. Una victoria dejaría el Forest en una buena posición y no lejos del play-off. Ahora mismo es 13º con 15 puntos.

Forest: Smith; Lichaj, Mancienne (c), Fox, Traore; Bridcutt, Dowell (Clough 60’); Cummings (Walker 74’), Osborn, McKay (Ward 60’); Murphy
Subs not used: Henderson, Darikwa, Bouchalakis, Worrall
Booking: Fox 67’
Derby: Carson; Wisdom, Keogh (c), Davies, Forsyth; Huddlestone, Ledley; Russell, Vydra (Thorne 70’), Lawrence; Nugent (Martin 80’)
Subs not used: Mitchell, Baird, Pearce, Winnall, Weimann
Goals: Vydra 1’, Nugent 50’
Referee: Andrew Madley

Attendance: 31,196 (3,145 away)

martes, 3 de octubre de 2017

Vuelve la tranquilidad a Nottingham

El Nottingham Forest derrotó al Sheffield United (2-1) en el partido de Championship que ambos jugaron en City Ground el sábado. Lo goles de Cummings y Dowell para el Forest dieron la vuelta al tempranero tanto de Lundstram para los visitantes.

Y es que, fiel a la tradición de las últimas jornadas, el Forest comenzó disparándose en el pie a poco del pitido inicial. No habían pasado más de tres minutos desde el comienzo del partido cuando Jordan Smith ya estaba recogiendo el balón del fondo de su portería. Y lo peor no era el gol en sí, que añadía aún más presión al equipo en una semana de muchos nervios. Más allá del tanto encajado, el problema fue la sensación de impotencia del Forest durante esos tres minutos iniciales. El Sheffield United hizo muy bien los deberes y, con la lección aprendida, se dispuso a presionar arriba con vigor hasta asfixiar a los jugadores locales, que fueron incapaces de pisar el campo rival hasta que sacaron de centro, por segunda vez, tras el gol.

Los visitantes intentaron repetir en City Ground lo que ya hiciese hace unas semanas el Leeds. Líneas adelantadas, presión alta y muchos jugadores cerca del área del Forest para evitar que saque el balón jugado y, a ser posible, aprovechar los errores en el pase. Por suerte, a este sorprenderte Sheffield United, un recién ascendido que llegó a Nottingham en posición de ascenso directo, le falta la calidad que tiene la plantilla del Leeds. Su toque en ataque era mucho más impreciso y, sobre todo, se partió con más facilidad. No supo mantener las líneas tan juntas como debiera, y eso facilitó la remontada local.

En una demostración de carácter, la joven plantilla del Forest no se vino abajo a pesar del mal comienzo. No es nuevo; este grupo de jugadores tiene espíritu de lucha y cree en su patrón de juego. Eso lo hemos visto ya en varios partidos. El empate vino de la mano de Jason Cummings, quien se aprovechó de un mal despeje de la defensa rival en un saque de esquina y remató con fuerza fuera del alcance de Blackman. Sólo habían pasado seis minutos desde el gol encajado y el empate tranquilizó tanto a la grada como al equipo.

Lo que siguió, en la primera parte, fue de nuevo una muestra de que Mark Warburton va por el buen camino. El Forest dominó. Quizás no jugó tan bien como lo hizo contra el Fulham, pero sí con más control y efectividad. Resistió bien en defensa una vez que el experimento de jugar con tres centrales dio paso a una zaga más clásica de cuatro. Parapetado en un 4-4-2 y con Ben Osborn moviendo con energía al equipo, el Forest atacó bien por las bandas, sobre todo la izquierda en la que Traoré le ganó la partida al americano cedido por el Totenham Carter-Vickers. Merced a ese juego por las bandas, llegó el gol de la victoria. Una apertura a la derecha, un cambio de juego a la banda contraria y allí Traoré devolvió el balón al corazón del área para que el joven Dowell rematase la remontada del Forest. Fue un gol de equipo, y una muestra de lo que, con paciencia, esta plantilla puede llegar a dar de sí.

Contra todo pronóstico, el Forest consiguió defender con entereza y aguantar el resultado. No es muy normal ver al equipo sólido en la zaga, pero ante el Sheffield United, aunque reculó hacia atrás demasiado, supo mantener la tranquilidad. El trabajo de Bridcutt, barriendo todos los errores que se dejaban los centrales, fue encomiable. El único problema es que Bridcutt sale a una amonestación por partido porque tiene que frenar demasiada veces a los rivales en falta. Se perderá más de un partido por sanción a no ser que el equipo mejore el entramado defensivo.

Con esta victoria el Forest recupera algo de tranquilidad y el equipo gana tiempo para seguir trabajando. La racha de malos resultados estaba empezando a desatar el nerviosismo y el pesimismo entre los seguidores, como cuando Dolores Umbridge se hizo cargo de la Defensa de las Artes Oscuras en Hogwarts. Este extremismo y falta de paciencia es lo que ha llevado al Forest a la situación en la que se encontró la temporada pasada y no debe repetirse. Aunque aún queda mucho trabajo, el equipo de Warburton este año ha mejorado de manera clara. El fútbol es mucho mejor y los resultados tienen que llegar. Y qué mejor para que lleguen que tras el parón internacional de selecciones, cuando el Forest viajará a Derby a enfrentarse a un equipo que lleva una cabra en el escudo. 

jueves, 28 de septiembre de 2017

La rutina de la derrota

Tampoco pudo el Forest contra el Fulham cortar su mala racha de resultados, contra los capitalinos sumó su quinta derrota en los últimos seis partidos de Liga, contando el encuentro del Chelsea de la Copa de la Liga seria seis derrotas en siete partidos. Ya es un clásico cada temporada que el Forest coja una de estas pájaras donde es incapaz de ganar un partido, y lo que cuesta salir de esa dinámica perdedora.

Y esa es una de las explicaciones a la derrota del martes por 1-3, que cuando los resultados no acompañan parece que la suerte también es esquiva. ¿Se jugó mal? No, ¿se crearon ocasiones? Sí, ¿se mereció mejor resultado?, pues seguramente sí, pero también es verdad que cuando encajas otra vez tres goles es muy difícil sumar puntos. Warburton volvió a probar a jugar con tres centrales para dar más solidez al equipo pero tampoco sirvió de mucho. Sorprendió un poco que McKay y Bouchalakis no jugarán ningún minuto.

Murphy fue el primero en probar fortuna con un disparo que fue desviado por Button, respondió el Fulham con un lanzamiento alto de Odoi. Pero a los 13 minutos se adelantarían los visitantes al recibir Kamara un servicio de Sessegnon, con un recorte sienta a Mancienne y luego bate a Smith, demasiado solo recibió el delantero francés, se pidió fuera de juego pero parece que Mills está ligeramente por detrás o en línea. 20 minutos después el Forest empató, buen centro de Traoré y Murphy de cabeza marca. El veterano delantero irlandés está siendo una de las gratas noticias de este inicio de temporada, ya lleva seis goles.

Al comienzo de la segunda mitad el Forest buscó con insistencia el gol pero fueron los visitantes quienes lo lograron. Primero aviso Johansen con un disparo al larguero, y el mismo jugador noruego hizo el 1-2 al lanzamiento de una falta al que nada pudo hacer Smith. Tuvo en sus botas Murphy el empate pero su disparo salió rozando el poste. Ya en el 90 llegó el 1-3 tras una rápida jugada que acabó con un remate bastante franco de Kebano.

Tras esta pésima racha el Forest ha bajado al puesto 16 con 12 puntos. El sábado tampoco va a tocar un rival fácil, nos enfrentamos al Sheffield United que es la gran revelación siendo un recién ascendido. Además llega pletórico tras ganar el domingo el derbi local ante el Wednesday y ayer con su triunfo por 2-0 ante el Wolverhampton se aupó a la segunda plaza.

Forest: Smith; Worrall, Mills, Mancienne (c) (Carayol 84'); Darikwa, Bridcutt, Osborn, Traore; Dowell (Clough 70'); Cummings (Brereton 70'), Murphy
Subs not used: Henderson, Lichaj, McKay, Bouchalakis
Goal: Murphy 33'
Bookings: Worrall 55', Mills 71'
Fulham: Button; Fredericks, Kalas, Ream, Odoi (Norwood 46'); McDonald (c), Johansen; Sessegnon, Fonte (Mollo 68'), Ojo (Kebano 59'); Kamara
Subs not used: Bettinelli, Graham, Djalo, Cisse
Goals: Kamara 13', Johansen 72', Mollo 89'
Referee: Scott Duncan

Attendance: 21,208 (531 away)

lunes, 25 de septiembre de 2017

El Forest lo pone demasiado fácil

El Aston Villa derrotó (2-1) al Nottingham Forest en el “Derby de las Copas de Europa” (más que en cualquier duelo londinense, por ejemplo) que ambos disputaron el sábado en Villa Park. Un gol de Adomah y otro de Connor Hourihane dieron la vuelta al tanto de Daryl Murphy para el Forest.

El resultado empañó una soleada tarde de fútbol en las afueras de Birmingham. Casi 3.000 seguidores del Forest se desplazaron hasta la capital de las West Midlands y disfrutaron del previo en los pubs cercanos al estadio, amenizado por cerveza, sidra y cánticos que celebraron el gol del Birmingham City en Pride Park y abuchearon la igualada de los carneros poco después. Ese gol del Birmingham posiblemente fuese la mayor alegría de la tarde. Así están las cosas últimamente. El buen ánimo de los seguidores del Forest les llevó a cantar, a pleno pulmón “Oh Nottingham is full of fun”, lo que ciertamente no pudo decirse del juego de su equipo. Quizás en los peores 45 minutos que se le recuerdan a los doble campeones de Europa esta temporada, un Forest pedestre, sin tensión y con la misma pasión desmedida que Luna Lovegood acabó desesperando a su afición. Tanto pase horizontal bien parecía un limpiaparabrisas más que un equipo de fútbol.

Y no es que el Aston Villa dictase una lección magistral de fútbol. Los de Steve Bruce se limitaron a jugar al choque y a aprovechar los errores del Forest. El Aston Villa, que sin duda ha visto mejores momentos en su historia, es ahora un conjunto físico y rápido. Adomah y Kodja se mueven con soltura y sus diagonales entre líneas fueron un problema constante para la defensa del Forest. De una de ellas, de hecho, llegó el primer gol de los locales al cuarto de hora de juego.

Sin embargo, a pesar de todos sus problemas, el Forest resistió conectado la partido. Si algo tiene el equipo es su capacidad de sufrir. Es difícil verlo desplomarse dándose por vencido, lo que es de agradecer.

Durante el descanso la charla de Mark Warburton insufló algo de ánimo al equipo, que salió mejor dispuesto en la segunda parte. Lo que no sabemos es si Liam Bridcutt pudo enterarse de los detalles, puesto que un ataque repentino de diarrea lo envió a hacer compañía al Sr Roca y no pudo volver al terreno de juego hasta el minuto dos de la segunda parte. Tal debieron ser los retortijones del ex jugador del Leeds que el Forest jugó dos minutos con diez hombres.

Ya con Bridcutt recuperado y sobre el césped, el Forest se fue entonando. Una presión más avanzada y un juego más vertical empezaron a empujar al Aston Villa hacia su área. Una vez más fue el irlandés Daryl Murphy el que rescató el equipo. Recibió el balón a unos diez metros del área, pero con potencia y decisión se deshizo él solo de tres defensas y remató con precisión a la derecha del portero. El gol coincidió con la salida al campo de Ben Osborn. El canterano fue, junto a Murphy, el mejor del equipo una vez más.

Fue salir Osborn y el Forest recuperó ritmo, verticalidad y frescura. Osborn es a menudo acusado por los aficionados del Forest de falta de calidad. Es cierto que tiene tendencia a perder el balón, pero porque es de los pocos que se atreve a intentar pases verticales que rompan líneas. Osborn es uno de los mejores jugadores de la plantilla, por calidad y por trabajo. Sin él, el Forest baja muchísimo como quedó bien claro en Birmingham.

Pero por todo el buen trabajo de Osborn, Dowell y Murphy, de nuevo un fallo defensivo condenó al Forest. Es demasiado fácil marcarle gol a este Forest. Un problema que puede acabar condenando al equipo y al entrenador como no lo solucionen pronto. Esta vez fue una barrera mal colocada ante una falta relativamente lejana que se disponía a chutar Connor Hourihane. El disparo no tuvo más que evitar la barrera por un lado y se coló, raso, por la derecha de Jordan Smith. Y así, una vez más, el Forest volvió a mandar al garete el buen trabajo de la segunda parte. Posiblemente mereciera el empate el Forest, que luego tuvo ocasiones para marcar un segundo gol. Pero no pueden darse estas ventajas a los rivales. El Forest se lo pone demasiado fácil a los equipos porque comete errores defensivos básicos. No puede recibir tantos goles, y sobre todo no debería recibirlos en situaciones tan elementales.


Son ya cuatro derrotas en cinco partidos para el Forest y el nerviosismo empieza a asomar entre los aficionados. Al final, la cerveza, la sidra y las hamburguesas acabaron atragantándose en la visita a Birmingham. Hay que mantener el optimismo, sin embargo. Aunque el equipo, sin duda, decepcionó en la primera parte, en la segunda dio mucha más pelea (diarrea de Bridcutt incluida) y, sobre todo, volvió a jugar bien al fútbol. Es necesario mantener ese nivel y erradicar los fallos defensivos. 

jueves, 21 de septiembre de 2017

A años luz


Si la temporada pasada fue el Arsenal quién venció al Forest por 0-4 en la Copa de la Liga, ayer el Chelsea también nos goleo por 5-1. En ambos casos jugando con muchos suplentes (es verdad que el Forest también roto), demostrando que actualmente la diferencia entre un equipo puntero de la Premier y el Forest es abismal.

Hasta ocho cambios hizo Warburton respecto al partido contra el Wolverhampton, solo repitieron Worrall, Osborn y Dowell. Las principales novedades fueron la presencia de Henderson en la portería, Hobbs y Mancienne, que además fue capitán, en la línea de tres centrales, Lichaj ocupo el lateral derecho, y Cummings y Walker la punta del ataque. Además el griego Vellios entró en la convocatoria después de mucho tiempo pero no llegó a jugar. Difícil de entender la situación del griego que fue el máximo goleador en la pretemporada pero no cuenta casi nada en los planes del entrenador.

El Chelsea también hizo muchos cambios pero sacó un once bastante competitivo con jugadores como Cahill, Rudiger, Cesc, Bakayoko y Batshuayi que fue el gran protagonista con un hat-trick. Además Hazard fue titular por primera vez esta temporada. En la segunda parte con el partido resuelto, Conte dio entrada a jóvenes jugadores de la cantera.

El partido tuvo poca historia porque antes de los 20 minutos el Chelsea vencía por 2-0. Aunque el primer acercamiento fue del Forest con un disparo de Bouchalakis que detuvo sin problemas Caballero. Respondió Batshuayi con un disparo fuera, aún no tenia el punto de mira bien calibrado el belga, pero en el 13’ un centro de Rudiger es rematado por Kenedy haciendo el 1-0, un poco despistado Lichaj en la jugada. Y en 19’ Batshuayi ya no perdonó aprovechando un servicio de Hazard, con muy poco el Chelsea ya ganaba 2-0. Pudo recortar distancias Dowell con un gran lanzamiento de falta que se estrelló en la cruceta. El Chelsea siguió buscando el tercero con disparos lejanos hasta que Musonda con un disparo raso y cruzado batía a Henderson. Y con otra ocasión clara de Musonda terminaba la primera parte.

Al comienzo de la segunda mitad Hazard estrellaba un disparo en el poste, y poco después se plantaba ante Henderson y tras sentar al portero asistía a Batshuayi para que hiciera el segundo de su cuenta. Warburton dio entrada a Darikwa, Brereton y Clough, y fue Brereton quién dispuso de una buena oportunidad pero tras una buena arrancada su tiro se fue fuera. Batshuayi cerró su gran noche con su tercer gol al remachar casi sin querer un disparo al larguero de Kenedy. Al menos los 4.000 aficionados del Forest desplazados a Stamford Bridge pudieron llevarse una pequeña alegría al cantar el gol del honor del Forest en el descuento, el gol fue de Darikwa que se aprovecho de un balón muerto en el área.

Como era de esperar el Forest fue bastante inferior al Chelsea y se llevó una manita. Ahora a pensar en el siguiente partido de Liga ante el Aston Villa en Villa Park, otro campeón de la Copa de Europa que tiene una buena plantilla pero donde hay opciones reales de puntuar, no como ayer.

Forest: Henderson, Worrall, Hobbs, Mancienne, Lichaj, Bouchalakis, Osborn, Dowell (Clough 74'), Fox (Darikwa 59'), Cummings, Walker (Brereton 65')
Goal: Darikwa 90
Booking: Hobbs 21'
Chelsea: Caballero, Rudiger, Christensen (Clarke-Salter 71'), Cahill, Zappacosta (Sterling 76'), Fabregas (Ampadu 56'), Bakayoko, Kenedy, Musonda, Batshuayi, Hazard
Goals: Kenedy 13', Batshuayi 19', 53', 86', Musonda 40'
Attendance: 40,621

Referee: Christopher Kavanagh

lunes, 18 de septiembre de 2017

Diogo Jota ajusticia al Forest

Tampoco esta vez el Forest pudo batir a uno de los equipos punteros de Championship, el Wolverhampton Wanderers más luso de la historia se impuso por 1-2 en el City Ground. Como no podía ser de otra manera el verdugo del Forest fue un portugués, en este caso el joven Diogo Jota que esta cedido por el Atlético de Madrid y al que ya tuvo Nuno espirito Santo la temporada pasada en el Oporto, un jugador llamado a marcar diferencias en esta categoría y que con un doblete acabó con las esperanzas locales.

Esta vez también compitió bien el Forest, pero ante los conjuntos más poderosos le está faltando un punto para sacar mejores resultados, al final las individualidades deciden y esta campaña hay varios equipos que las tienen mejores que nosotros. Pero poco se le puede reprochar al equipo, aunque sigue siendo patente que el sistema defensivo es mejorable, con trece goles encajados en ocho partidos.

Solo un cambio hubo respecto al equipo que venció en Sunderland, entrando McKay por Bouchalakis, buscando quizás más dinamismo en el ataque del equipo. El primer acercamiento del Forest fue con un disparo inocente de Dowell tras una buena jugada de Brereton que está jugando esta temporada más pegado a la banda derecha. Una contra del Wolves tras una pérdida de balón del Forest terminó con un tiro alto de Cavaleiro, y Leo Bonatini puso a prueba a Smith tras otro error de la zaga local. La primera mitad terminó en tablas pero pronto en la reanudación Diogo Jota inauguraba el marcador al llegar al segundo palo a un centro de Cavaleiro ante una dubitativa zaga del Forest.

Warburton movía el banquillo dando entrada a Cummings y Carayol por Dowell y Mackay, y fue el internacional gambiano quién gracias a un gran disparo sorprendía a Ruddy en el minuto 75, golazo de Carayol. Cuando parecía que el Forest podría al menos llevarse un punto, en el minuto 81 volvió aparecer Diogo Jota para en una rápida transición batir a Smith en su salida. Walker entró por Brereton buscando el gol de la igualada en el tramo final.

Ahora el Forest es decimo con doce puntos, y encadena dos derrota jugando como local también es verdad que contra el primer y segundo clasificado actualmente. No es hora de ponerse nerviosos, el equipo está dando buenas sensaciones en la mayoría de los partidos y hay que tener paciencia.


El miércoles toca cambiar el chip y afrontar la visita a Stamford Bridge para enfrentar al Chelsea en la Copa de la Liga. Es una incógnita las posibles alineaciones de cada equipo ya que es un torneo donde la mayoría suele rotar, pero los 4.000 aficionados que van a viajar a Londres merecen que el Forest presente un equipo competitivo y soñar con el milagro de eliminar al actual campeón de la Premier.

Forest: Smith, Darikwa, Mills (c), Worrall, Traore, Bridcutt, Osborn, Brereton (Walker 86'), Dowell (Carayol 62'), McKay (Cummings 71'), Murphy
Subs not used: Henderson, Lichaj, Fox, Bouchalakis
Goal: Carayol 75'
Bookings: Mills 82', Bridcutt 90'
Wolves: Ruddy, Doherty, Batth (c), Cavaleiro (Marshall 62'), Neves, Coady, Jota, Miranda, Saiss, Vinagre (Deslandes 64'), Bonatini (N'Diaye 83')
Subs not used: Norris, Price, Ronan, Enobakhare
Goals: Jota 47', 81'
Bookings: Cavaleiro 56', Marshall 90'
Attendance: 25,756 (1,998 away)
Referee: Geoff Eltringham

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Derrota y victoria tras el parón

El Forest afrontaba un duro doble compromiso tras el parón por los partidos internacionales de selecciones, las visitas a Hillsborough y al Stadium of Light no se presentaban nada sencillas. Al final el bagaje no fue del todo malo, tras perder 3-1 ante el Sheffield Wednesday, ayer el Forest lograba un meritorio triunfo por 0-1 ante el Sunderland.

En Sheffield el equipo local arrancó fuerte el partido y dispuso de las primeras ocasiones claras, pero fue un mal envío de Smith quién propicio el primer tanto que fue obra de Hooper. Pronto empató el Forest al aprovechar Osborn un buen pase de McKay, de allí al descanso llegaron los mejores momentos del Forest que mejoró con la entrada de Bouchalakis en lugar de Clough, el Forest comenzó a dominar un poco más la posesión, y Brereton pudo adelantar al Forest pero su disparo salió ligeramente desviado.

En la segunda mitad los locales volvieron adelantarse al cabecear Fletcher un córner sacado por Lee, y el propio Lee en el minuto 70 sentenciaba el partido al marcar a placer tras un desafortunado despeje de Darikwa que rebotó en Worrall. Bouchalakis pudo reducir distancias pero su fuerte disparo se fue por encima de la portería defendida por Westwood.

No hizo un mal partido el Forest ante un aspirante a estar en las plazas de arriba y que tiene dinamita en la delantera, pero los errores puntuales en defensa le condenaron.

Así afrontaba el Forest su visita a Sunderland tras sus dos últimas derrotas ligueras, ante un equipo local que después de descender de la Premier no acaba de arrancar en Championship y con Grayson un poco cuestionado.

Cinco cambios realizó Warburton respecto al partido en Sheffield, entrando Mills, Traore, Bouchalakis, Dowell y Murphy. El partido del Forest no fue nada brillante pero supo defenderse de las acometidas locales y aprovechar una de las escasas ocasiones que generó.

El Sunderland fue el que generó más peligro durante el partido, en la primera parte con un disparo alto de Grabban, y en la segunda mitad con una buena parada de Smith a tiro de McNamanan y un disparo rozando el poste de Oviedo. Pero tampoco fueron ocasiones demasiado claras, y en el 86’ Murphy con una buena maniobra dentro del área aprovechó un servicio de McKay que había entrado en la segunda parte para hacer el 0-1. El escocés hizo una gran jugada posteriormente y su disparo se fue fuera por poco. Clave la entrada del escocés en el campo.


Con estos tres puntos el Forest se sitúa octavo con 12 puntos. El sábado visita el City Ground el Wolverhampton, otro duro rival.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Federici y nadie más

En el cierre del mercado de fichajes el Forest solo realizo la incorporación del portero australiano Adam Federici que llega cedido por el Bournemouth hasta el mes de enero.

Federici ha militado diez temporadas en el Reading donde fue el portero titular durante varias temporadas, en 2015 fue fichado por el Bournemouth pero en su nuevo equipo ha tenido un papel muy secundario. Se trata de un portero con experiencia a sus 32 años que es lo que estaba buscando Warburton para compensar un poco la juventud de Jordan Smith que no lo está haciendo nada mal bajo los palos del Forest. Ha sido internacional con Australia en 16 ocasiones.

También se confirmo unos días antes la cesión de Thomas Lam al Twente, el internacional finlandés no contaba en los planes de Warburton e incluso había jugado con el equipo Sub’23 esta temporada. Se esperaba bastante más del jugador que llegó el verano pasado del PEC Zwolle, pero cuyo rendimiento no ha convencido a los técnicos.

Otro que ha tenido un paso decepcionante por el Forest ha sido Licá que ayer rescindía el contrato para fichar posteriormente por el Granada. Paso testimonial del luso por el Forest donde solo disputó cinco partidos antes de salir cedido en enero al Estoril.


El Forest intento otros fichajes como el del centrocampista escocés John McGinn pero el Hibernian rechazo todas las ofertas presentadas, llegando a ofrecer hasta 1,5 millones de libras.

lunes, 28 de agosto de 2017

La telaraña del Leeds atrapa al Forest

El Leeds United derrotó al Nottingham Forest (0-2) en el partido de la quinta jornada de Championship que ambos disputaron en una soleada tarde de Agosto en City Ground. Un gol de Kemar Roofe mediada la primera parte y otro del macedonio Alioski en la recta final del encuentro fueron suficiente para que los visitantes se llevasen una justa victoria.

Y es que el Nottingham Forest, pletórico de moral tras eliminar al Newcastle en la Copa de la Liga, llegó con pocas fuerzas y aún menos ideas para enfrentarse al club que, como dijese Brian Clough, consigue sus victorias haciendo trampas. No le hizo falta esta vez, sin embargo, a los de Yorkshire usar sus habituales estratagemas subterráneas. El Leeds se plantó a orillas del Trent con un plan muy bien estudiado que ejecutó a la perfección. Con las líneas muy juntas y una defensa adelantada, los visitantes presionaron la salida del balón del Forest con vigor. Cuando tenían posesión del balón, atacaron acumulando hasta seis jugadores cerca del área local. El Leeds supo tejer una tela de araña perfecta, ganado el centro del campo con el trabajo de Pablo Hernández y O’Kane. Además, hizo mucho caño también por las bandas, especialmente por su derecha donde el macedonio Alioski fue un constante dolor de muelas para Armand Traoré.

Por raro que parezca, a este nuevo Forest de Mark Warburton se le echó de menos, quizás, un poco de ese antiguo Forest. Aquel equipo que sólo sabía sacar el balón con pelotazos de Matt Mills en largo ya casi no existe. Ahora quiere salir jugando, combinando y tratando bien el balón. Y es positivo, por supuesto. Este equipo tiene más calidad en sus botas que las plantillas de los últimos cinco años juntos. El Leeds lo sabía y le redujo los espacios hasta asfixiar la creación a pases al portero o en horizontal. Como si de un ejército de dementores se tratase, pues vestían de negro fúnebre, los visitantes fueron poco a poco absorbiendo la alegría y las ganas del Forest. Metódicamente, sin ninguna alegría, los nubarrones fueron cubriendo City Ground ante las fuerzas del club que no debe ser nombrado. No dejaban respirar a Osborn, Dowell y Bridcutt en la creación e impedían las subidas de los laterales, lo cual dejó a Barrie McKay primero y Ben Brereton después demasiado solos. El único que plantó batalla más seria fue el gigante Daryl Murphy. El irlandés está demostrando que es algo más que un poste de la luz o un menhir. Con los partidos se va entonando y le está dando mucha movilidad al ataque del Forest. Su distribución del juego es, además, bastante notable.

Pero no fue suficiente. Y es que el posiblemente un par de carreras a la espalda de los centrales, con algún pase en largo, hubiese obligado al Leeds a retrasarse y abrir espacios entre líneas, pero se vieron muy pocos intentos. El Forest resistió, se mantuvo en el partido hasta casi el final, pero tuvo muy poca energía y escasas ideas. Kemar Roofe adelantó a los visitantes, una vez más en una jugada a balón parado mal defendida por el Forest. De los ocho goles que ha encajado el equipo hasta la fecha, más de la mitad tienen su origen en saques de esquina o faltas laterales. Claramente le falta trabajo al equipo. Aun así, y dada la superioridad rival, el Forest no se vio atropellado. Cierto que el Forest fue peor. Pero hay que tener en cuenta que el Leeds es, sin duda, el mejor equipo que ha pasado esta temporada por Nottingham. Si consigue ser igual de disciplinado durante la temporada, estará a arriba sin lugar a dudas. Contra este rival, un Forest que viene de salvarse del descenso por diferencia de goles fue capaz, al menos, de resistir y competir un poco. Eso es ya una mejora. Ahora hay que seguir trabajando, quitarse los restos de telaraña que dejó el Leeds y afrontar el próximo partido con optimismo.

jueves, 24 de agosto de 2017

Siguen los días de vino y rosas

Hace tiempo que no se recordaba tanta felicidad alrededor del Forest, tras un buen inicio de temporada con nueve puntos en cuatro partidos, ayer el Forest certificaba su clasificación a la tercera ronda de la Carabao Cup, la Copa de la Liga de toda la vida, venciendo por 2-3 al Newcastle en St. James Park. Triunfo meritorio ante un equipo de la Premier aunque es cierto que presentó muchos cambios. Warburton hizo menos de los esperados, mostrando que tiene interés en la competición. Seis fueron los cambios respecto al equipo que venció al Boro el sábado, entrando Lichaj, Mancienne, Fox, Clough, Brereton y Cummings.

Precisamente el delantero escocés fue uno de los grandes protagonistas al marcar en la primera mitad, en apenas dos minutos, dos goles que sirvieron para remontar el tanto de Mitrovic en los primeros compases del partido. En el primero Cummings cabecea un medido centro de Clough, y en el segundo se aprovecha de un balón largo, ganando a los defensas y batiendo por alto a Darlow en su salida. Pero justo antes del descanso Aarons con un gran disparo establecía el 2-2.

En la segunda parte se pudo romper la igualada por ambas partes, por el Forest en el tramo final Cummings estrelló un lanzamiento de falta en el larguero. El gol de la victoria llegó en la prorroga tras un lanzamiento de córner botado por Clough, Hobbs cabecea y Walker desvía ligeramente para superar a Darlow. Gran alegría para Walker que no lo ha pasado especialmente bien estos dos últimos años marcados por las lesiones y cesiones.

Ya se conoce nuestro próximo rival que será nada más y nada menos que el Chelsea en Stamford Bridge, partidazo entre dos campeones de la Copa de Europa. Seguro que muchos aficionados del Forest viajan hasta la capital inglesa.

Además esta semana se ha cerrado otro fichaje interesante, llega Liam Bridcutt procedente del Leeds que ha firmado por las tres próximas temporadas, se habla de un traspaso de un millón de libras, que tal como está el mercado es más que razonable. Se trata de un mediocentro defensivo de 28 años con experiencia en equipos como Brighton, Sunderland y Leeds. Puede ser muy útil en una posición donde el equipo tenía un déficit de efectivos, y aportar más consistencia al centro del campo en la parcela defensiva que hace falta.

Además el martes comenzó su andadura en la Liga el equipo Sub’23 que tuvo los refuerzos de Lam y Vellios que no parecen contar de momento para Warburton, y del portero Henderson ya recuperado de su lesión. El Forest venció por 2-1 con goles de McDonagh y Smith.


miércoles, 23 de agosto de 2017

Razones para sonreír

El Nottingham Forest derrotó (2-1) al Middlesbrough en el partido de la cuarta jornada de Championship que ambos disputaron en City Ground. Un gol de Daryl Murphy, de penalti, mediada la segunda parte y otro de Barrie McKay en el primer tiempo dieron la victoria a los dobles campeones de Europa en un choque que resumió a la perfección lo que está siendo el equipo esta temporada: Dominio y fútbol excelente mezclados con errores defensivos a la altura de Dobby el elfo y sufrimiento para acabar, que esto es el Forest y no podemos tener ni un sábado tranquilo.

Pero quedémonos con lo positivo, que fue mucho ante un rival casi tan duro de pelar como la canción de Rebeca. El Middlesbrough es un claro candidato al ascenso esta temporada, pero en los primeros cuarenta minutos de partido casi no olió el balón. Fue el mejor fútbol que se le recuerda al Forest en mucho tiempo. Vaughan y Bouchalakis forman un dúo de mediocentros perfecto. A la mentalidad más defensiva del galés se suma ahora la calidad del griego. Bouchalakis demostró además una inteligencia táctica que le vendrá muy bien al equipo. Perfectamente escalonados, ambos supieron asociarse para mantener el balón, pero también presionar al rival cuando fue necesario. Por delante de la pareja de medio centros, una línea con tres magos del balón: Osborn, Dowell y McKay. Los dos últimos se combinaron para crear arte en el primer gol del Forest. Dowell recibió, de espaldas, un balón limpio de Vaughan que rompió la primera línea de presión de los visitantes. El jovencísimo medio del Everton orientó su control con una media vuelta exquisita y trazó un balón de tiralíneas para que Barrie McKay aprovechase su desmarque. El escocés se deshizo del portero rival con un toque y posó el balón en la red con el segundo. Un gol para enmarcar y para que la grada, por fin, disfrutase.

Poco antes del descanso se tuvo que retirar Vaughan con problemas musculares. Y ahí cambió el partido. Entró Brereton para sustituir al galés, lo que desplazó a Osborn al medio pivote junto a Bouchalakis. Con el cambio se perdió la iniciativa porque Osborn, a pesar de su trabajo a destajo, no tiene las mismas cualidades defensivas que el lesionado Vaughan. Aun así, el equipo no se descompuso como antaño, pero sí tuvo que dedicarse a defender y no pudo dominar y atacar como lo había hecho en la primera parte.

El Middlesbrough empezó a dominar y tuvo ocasiones muy claras. Sobre todo Britt Assombalonga. El que fuese héroe a orillas del Trent regresó convertido en un villano, como si comandase las fuerzas de los mortífagos en su ataque a Hogwarts. Sin embargo, la afición local respondió, varitas al aire, abucheando al delantero desde el minuto uno. Y el efecto fue claro. Britt, normalmente un jugador jovial y calmado sobre el terreno de juego, no supo controlar sus emociones. A ello contribuyó también el capitán del Forest, Matt Mills. Perro viejo ya en esta división, Mills no paró de intentar desestabilizar a Assombalonga. Y lo consiguió. No fue ya que Britt fallase tres claras ocasiones ante Jordan Smith, una de ellas con una brillante parada del portero y dos que se fueron a las nubes. Sino que muchas veces Assombalonga acabó tomando la decisión menos adecuada para el discurrir del juego. Centros que no venían a cuento, pases demasiado largos, o entradas a destiempo. Entre todos consiguieron meterse en la mente de Britt, como si de un hechizo confundus se tratase, y el delantero congoleño se marchó de vacío en su regreso a Nottingham.

Mientras que la primera parte fue, sin lugar a dudas, de lo mejor en mucho tiempo, los últimos diez minutos de partido fueron típicos del Forest. Tras conseguir el segundo gol gracias a Daryl Murphy, que transformó un penalti de Gibson sobre Brereton, el Forest volvió a encajar en jugada a balón parado. Esta vez un córner al segundo palo que no consiguieron despejar. A partir de ahí, el Middlesbrough lo intentó de todas las maneras, pero fue con saques de banda largos hacia Gestede como más peligro le creo al Forest. Es preocupante que siempre sea un fútbol tan rudimentario, pero habitual en Championship, el que peor le siente a la defensa del Forest. Tendrá que trabajar, y mucho, en ello si no quiere echar por tierra la clara mejoría que está consiguiendo en otras parcelas del juego.


Pero lo que cuenta, al fin y al cabo, es que tras el pitido final la victoria se quedó en casa. Y que fue ante un rival de categoría. Hay que disfrutar y, sobre todo, quedarse con lo positivo, que es mucho. Hay, por fin, razones para sonreír en Nottingham. Y no sólo los niños. 

lunes, 21 de agosto de 2017

El Forest ha vuelto

El Nottingham Forest derrotó (3-4) al Brentford en el partido de la segunda jornada de Championship que ambos disputaron en un soleado Griffin Park, al oeste de Londres. Dos soberbios golazos del griego Andreas Bouchalakis, otro de Daryl Murphy y un tanto final del joven Kieran Dowell dieron la victoria a los de Nottingham ante un Brentford que atacó con agilidad y peligro, pero defendió con mucho desorden.

El Nottingham Forest llegó a su primer partido fuera de casa con mucho por mejorar vistos los problemas que tuvo ante el Millwall una semana antes. Pero éste es otro Forest. Es un club y equipo renovado, que ganó su primer partido fuera de casa desde Noviembre de 2016. Mark Warburton decidió alinear tres centrales y cinco centrocampistas para mantener más el balón y mejorar las transiciones del equipo. El primer objetivo lo consiguió, o digamos que al menos no lo hizo tan mal como en el primer partido de la temporada. Tuvo más problemas el Forest con el balón, sin embargo. En la primera parte sólo lo sacó jugado con cierta solvencia por la banda izquierda, donde Osborn, descargaba el juego y se entendía bien con McKay y Bouchalakis. A pesar de eso, la mayoría de los ataques del Forest acabaron en balón largo a Daryl Murphy, propiciado por la presión de los mediocentros rivales. Murphy, que aún se está adaptando, desplegó una movilidad similar a los menhires que reparte Obélix desde su cantera en la aldea gala, por lo que acabó perdiendo la posesión casi siempre.

En un partido entretenido con bastantes alternativas, el Brentford dominó la posesión durante la primera media hora de juego. Por todo su control, acabó adelantándose a balón parado. Un saque de esquina en el que los defensores del Forest emularon a Ojo Loco Moody, mirando a cualquier sitio menos a Egan, quien entró por el segundo palo más sólo que Hagrid en su cabaña del bosque para adelantar a las abejas de Londres.

El gol hacía presagiar otra derrota del Forest, pero el equipo demostró tener personalidad. Posiblemente lo mejor del Forest fue su respuesta a los goles encajados. No se puso nervioso, recuperó la compostura y atacó con decisión para remontar el partido. Primero fue Bouchalakis. El griego, que es zurdo, enganchó una volea con su pierna derecha desde la frontal del área para empatar el partido tan sólo dos minutos después del gol inicial.

Con algo de fortuna, el Forest no sólo igualó sino que se puso por delante antes del descanse. Lo bueno de los menhires es que son sólidos y, bien colocados en su sitio, muy útiles. Algo así es Daryl Murphy. Aprovechó un tiro al palo de Darikwa y la lentitud de los defensores del Brentford para empujar el segundo del Forest desde la frontal del área pequeña.

El resultado al descanso era en realidad engañoso. Mark Warburton leyó perfectamente la primera parte y dio entrada a Dowell en el descanso por Clough. Sus instrucciones eran claras, marcar al hombre y bien de cerca a Joezfoon y ayudar en la salida del balón para recuperar la superioridad en el centro. Dicho y hecho: Joezfoon desapareció en la segunda parte y con él el dominio del Brentford.

Por si fuera poco, nada más empezar el segundo tiempo Bouchalakis demostró que su disparo con la zurda es aún mejor que con la derecha. Escorado, cerca del pico del área, se sacó un zurdazo que acabó en la escuadra de Bentley y provocó el delirio de los 1.658 aficionados del Forest que viajaron hasta Londres. El centrocampista griego, más allá de sus dos goles, fue clave para el Forest porque sacó el balón jugado con mucho criterio, sobre todo en la segunda parte. Puede acabar siendo un jugador importante para el equipo puesto que la posición de mediocentro es, quizás, una de las más débiles de la plantilla.

Todo parecía indicar que, contra pronóstico, el Forest se iba a llevar tres puntos de Brentford con relativa tranquilidad. Pero los desajustes defensivos volvieron a aparecer. De nuevo un saque de esquina. Otra vez un jugador que se incorpora desde atrás, ahora en el primer palo. Y, por supuesto, gol. Está claro que la tranquilidad en la defensa del Forest dura menos que la paz en Desembarco del Rey.

Cuando se auguraba un final complicado para el Forest, el equipo volvió a responder. Intentó mantener la posesión lo mejor que pudo y no renunció al ataque. Esta personalidad obtuvo recompensa. Una excelente jugada de Traoré por la banda, con bicicleta incluida, acabó llegando a Dowell, el jovencísimo cedido por el Everton que ya demostró buenas maneras en su debut ante el Millwall. Con la ayuda de un defensor, Dowell marcó el cuarto tanto del Forest y, con ello, un final del partido más tranquilo.

Aunque acabó encajando de nuevo, en el descuento, la realidad es que el cuarto de hora final supo manejarlo el Forest. Y ésta es una buena noticia. La temporada pasada el comportamiento habitual era echarse atrás. Muy atrás. Y parapetarse lo mejor que podía (que normalmente era mal, claro) cediendo el balón al rival. En Brentford, aunque tuvo que defender, la salida de Traoré y Carayol dio frescura para mantener mejor la posesión. El menhir Murphy jugó sus mejores minutos y aguantó bien el balón, incluso se sacó de la chistera un par de buenos pases, quizás gracias a algún brebaje curativo preparado por la Señora Pomfrey en el descanso.


Aunque hay mucho que mejorar, sobre todo en defensa, el partido del Forest fue solvente en líneas generales. En estos primeros partidos el equipo está demostrando personalidad y versatilidad. También una plantilla profunda para cambiar el desarrollo de los partidos sobre la marcha. Y lo que es mejor, el club vuelve a ser una entidad respetable y bien organizada. Pero, sobre todo, lo más importante es que por fin los aficionados están volviendo a disfrutar de su club y su equipo. Y eso ya es mucho, créanme. 

lunes, 7 de agosto de 2017

Una victoria inexplicable

El Nottingham Forest derrotó (1-0) al Millwall en el partido de la primera jornada de Championship que ambos disputaron en City Ground gracias a un gol del escocés Barrie McKay en la primera parte. Tres puntos, y gracias. Poco más puede decirse de una victoria que fue tan injusta como sufrida para los de Nottingham. Los aciertos de Jordan Smith, la increíble falta de puntería de los jugadores del Millwall, que parecían presa de un hechizo confundus cuando se acercaban a la portería del Forest, y un gol anulado al Millwall de manera bastante discutible ayudaron a que el Forest acabase ganando el partido sin saber muy bien cómo.

Pero como suele decirse, los goles no se merecen, los goles se marcan. Y eso fue cosa de Barrie McKay, el mejor de largo en el Forest. Una galopada del ex jugador del Glasgow Rangers mediada la primera parte acabó con un disparo seco desde la frontal del área que entró pegado al palo. Demasiado premio para un equipo local que en ningún momento supo hacerse con el ritmo del partido y sucumbió a los nervios, la presión y el juego vertical del Millwall. 
 
El partido representaba el comienzo de una nueva era para el Nottingham Forest tras la venta del club al millonario griego Evangelos Marinakis. Tras un verano de reconstrucción, tanto en las oficinas como sobre el césped, la ilusión ha vuelto a orillas del Trent. City Ground colgó el cartel de “no hay billetes” para presenciar este nuevo nacimiento del Forest tras los años caóticos de su anterior dueño, el kuwaití Fawaz Al Hasawi. Pero lo que se encontraron sobre el césped fue otra vez un equipo dubitativo en defensa e incapaz de mantener el balón ante la presión del rival y que deja muchísimos huecos en el repliegue defensivo. Sólo la falta de acierto del Millwall junto a los esfuerzos heroicos de Worrall, Mancienne y Smith impidieron una derrota.

La transición ofensiva tampoco estuvo excesivamente acertada, pero dejó detalles más esperanzadores para el futuro. Vaughan saca el balón de manera muy aseada, pero estaba demasiado sólo. Por delante, Barry McKay fue sin duda el mejor. Hábil con el balón, directo y veloz, es muy difícil quitarle la pelota en carrera. Es, además, muy disciplinado tácticamente. En la segunda parte, con la salida de Chris Cohen y el jovencísimo Kieran Dowell, el Forest cuidó más la posesión. Dowell, recién cedido por el Everton, dio muestras en tan sólo 20 minutos de sus posibilidades. Como McKay, tiene un trato exquisito del balón. Sabe conducirlo pero, sobre todo, sabe buscar la asociación con sus compañeros. Tiene pinta de jugón y es que, como decía Andrés Montes, los jugones siempre sonríen. Dowell, recién llegado al equipo, demostró un desparpajo y una calidad insólitos para sus 19 años. Con él en el campo el Forest tuvo más criterio y, si juega de manera habitual, el equipo propondrá mucho más fútbol.

Al final, con el equipo nervioso y replegado en su área, los balones largos del Millwall, incluso de saque de banda, causaron estragos en la defensa roja. Mark Warburton cambió el esquema para jugar con tres centrales y recuperó algo el control, pero aun así sufrió hasta el mismo pitido final. Mucho ha de mejorar el Forest en esta nueva era del club porque, de momento, mantiene los mismos problemas con que acabó la temporada pasada.