martes, 3 de febrero de 2015

Derrota y revolución



Drásticas consecuencias ha tenido la derrota del pasado sábado ante el Millwall por 0-1, solo un día después Stuart Pearce dejaba su cargo como manager del Forest. Una nueva derrota ante uno de los equipos que ocupan plaza de descenso y que mete al Forest en serios problemas en la clasificación fue el detonante para la destitución de Pearce. La racha del Forest es horrible con solo tres victorias en los últimos 23 partidos, y ni el épico triunfo en Derby hace dos semanas ha servido como punto de inflexión para que el equipo remontara el vuelo. Mal juego, pésimos resultados.



Pocos entrenadores del Forest han tenido el respaldo mayoritario de la afición como Pearce, incluso cuando se acumulaban las derrotas los aficionados siempre han estado apoyándolo, es una leyenda de la historia del Forest y eso no se olvida. De su mandato hay que quedarse con su gran inicio de temporada que nos hizo ilusionarnos a todos cuando el equipo iba líder en septiembre. Y por supuesto con el triunfo en Derby cuando nadie daba una libra por el Forest. Además su política de fichajes fue bastante acertada (comparada sobre todo con otros años), se mejoró la captación de jóvenes valores y apoyo mucho a la cantera.



El partido contra el Millwall fue como otros tantos otros; un equipo sin ideas, plano y con mal juego en líneas generales, pero incluso así se pudo ganar a un flojo rival y la derrota llego en los minutos finales por un regalo imperdonable de la zaga. Era el partido que ganando hubiera dado mucha tranquilidad con una ventaja muy considerable sobre el descenso pero al final fue todo lo contrario.



De la primera mitad solo se puede destacar una gran parada de De Vries ante un cabezazo de Beevers, el Forest casi no inquieto a Forde. En la segunda parte llegaron las dos mejores ocasiones del Forest con dos balones que se estrellaron en el larguero; el primero con un disparo lejano de Tesche que a punto estuvo de sorprender a Forde y después un cabezazo de Assombalonga a centro de Antonio que también repelió la madera. Y cuando el partido parecía condenado al empate, una mala cesión al portero con la cabeza de McLaughlin, que debutaba como titular en el lateral izquierdo, permitió a Fuller lograr el 0-1 que dejaba muerto al Forest, un error imperdonable.



Esta derrota deja al Forest con una ventaja de siete puntos sobre el descenso, que justamente marca el Millwall, de allí la importancia del partido del sábado.



Rápidamente el club anuncio el nombre del sucesor de Pearce, se trata de Dougie Freedman que fue jugador del Forest entre 1998 y 2000. Como manager hizo una buena labor en el Crystal Palace para luego pasar con más pena que gloria por el Bolton Wanderers. Ha firmado hasta junio de 2016, y en el Forest lo primero será levantar la moral de una plantilla deprimida, desarrollar una idea de juego y mejorar el rendimiento tanto individualmente como en conjunto.



Su debut será este sábado en Brighton ante otro rival de la parte baja, en caso de derrota la situación puede volverse mucho más peligrosa.



Ayer se cerró el mercado de invierno y no hubo casi novedades en el Forest; solo comentar las salidas estos últimos días como cedidos del joven defensa Louis Laing al Motherwell escocés y Djamel Abdoun, que no contaba para nada hace tiempo, se ha ido al Lokeren belga, ambos equipos de Primera.



Forest: De Vries, Wilson, Hobbs, Kane, McLaughlin, Tesche (Paterson 70'), Lansbury, C.Burke (Fryatt 60'), Osborn, Assombalonga, Antonio



Subs not used: Darlow, Lichaj, Fox, Veldwijk, Lascelles



Bookings: Antonio 32', Tesche 53'



Millwall: Forde, Cummings, Dunne, Hooiveld, Beevers, Abdou, Williams, Martin (Upson 15'), Fabbrini, Gueye (Fuller 72'), Maierhofer (Gregory 61')



Subs not used: King, Webster, Powell, O’Brien



Goal: Fuller 83'



Bookings: Upson 34'



Referee: Mark Heywood



Attendance: 23,018 (682 away)