miércoles, 7 de diciembre de 2011

La falta de acierto condena al Forest

El Brighton and Hove Albion derrotó (1-0) al Nottingham Forest con un gol de Buckley en el minute 92, echando así por tierra el buen partido que los hombres de Steve Cotterill habían jugado en su visita a la costa sur de Inglaterra. Una vez más, y son ya bastantes desde que Cotterill se hiciera cargo del equipo, la falta de acierto en el remate condenó al Forest, que dispuso de cuatro ocasiones muy claras en la segunda parte gracias a su dominio del juego ante un Brighton que ofreció muy poco a pesar de jugar en casa y fue abroncado varias veces por sus seguidores durante el partido.


A la luz de los últimos partidos, Steve Cotterill decidió cambiar a cuatro de sus jugadores para formar la alineación en Brighton. De nuevo, sobre el papel la elección era muy lógica. Vista la fragilidad defensiva, el Forest se dispuso con un 4-2-3-1 que le permitió juntar las líneas y dominar más la posesión del balón. En defensa Gunter ocupó el lateral derecho, mientras que Chambers recuperó su posición de central en sustitución de Lynch, lesionado. Por delante de la zaga Moussi y Greening ofrecieron solidez y seguridad. El ex jugador del Fulham ha mejorado su rendimiento con respecto al comienzo de temporada y aunque no sea un medio centro ofensivo, es de los pocos que combina con rapidez y se ofrece a los compañeros. Se antoja fundamental ahora mismo en un Forest que necesita confianza. En la medular entraron McLeary, que volvía tras una lesión, y Majewski. El polaco jugó en la media punta, por detrás de Tudgay como único delantero. Así pues, el Forest decidió en este caso taparse la cabeza con su corta capa de invisibilidad. La plantilla no da para muchas florituras y si el equipo se va al ataque con McGugan de medio centro deja muy desguarnecida la defensa. Jugar con Moussi y Greening parece, de momento, la mejor opción para el Forest.


Salvo en el remate a gol, el juego le dio la razón a Coterill. O al menos hasta el minuto 91. El Forest se hizo con el balón y el Brighton quedó reducido a lanzar balonazos buscando la carrera de Craig Mackail-Smith. El delantero escocés, sin embargo, fue controlado por Morgan y Chambers sin problemas. En realidad la primera parte pasó sin pena ni gloria. El Forest se limitó a contener al Brighton, mientras que los locales acababan casi siempre rifando el balón ante la imposibilidad de penetrar la maraña de jugadores rivales. Fue encomiable la disciplina con la que el Forest mantuvo la forma del equipo, a lo que Greening contribuyó de manera decisiva. Nunca se desordenó el Forest, lo que frustró sobremanera a los jugadores de Poyet.


En la segunda parte el Forest subió el ritmo y se fue a por el partido. Mantuvo las mismas premisas. Líneas juntas, ordenadas y presión arriba en la salida del balón, pero empezó a combinar mucho más con Anderson y McLeary en la banda. Este último cuajó una segunda parte excepcional. Recién salido de su lesión, mantiene la velocidad y se fue varias veces de su marcador por la banda derecha. En él se originó la mejor ocasión del Forest. Tras recibir en la banda, McLeary se fue en velocidad e hizo retroceder a su marcador creando el espacio para que Gunter, que venía por detrás recibiera el balón y centrara casi desde el pico del área. Un excelente balón imposible para el portero. Marcus Tudgay, con hambre de gol, se lanzó en plancha a por todas ganando a su marcador, pero no pudo girar el cuello lo suficiente y su remate se marchó a milímetros del poste izquierdo de Ankergren.


El Brighton apenas inquietó a Camp, salvo en un remate de cabeza en el segundo palo mediada la segunda parte. El Forest, sin embargo, generó ocasiones de todos los colores. Anderson, desde la izquierda, se fue de su marcador y disparó cruzado. Majewski probó fortuna desde la frontal del área con un derechazo envenenado. Chambers remató un saque de esquina en el segundo palo. Pero nunca encontraban puerta. El Forest acabó con unas estadísticas elocuentes. Un total de diez disparos, de los que solo uno fue a puerta. El Brighton, por el contrario, contabilizó dos tiros, uno de ellos entre los tres palos de Camp: el gol de Buckley. Sin duda se podrá hablar de injusticia, pero también será necesario analizar el tanto de la victoria del Bighton. Llegado el minuto 90, el cuarto árbitro señaló que se añadirían, al menos, cuatro minutos más de juego. Aún queda algo de tiempo para ganar este partido, se pensó en la tribuna que ocupaban los 2.500 seguidores desplazados del Forest. Pero de repente, como si en vez de levantar su cartelón el cuarto árbitro les hubiera golpeado con una bola bludger dejándolos groguis, los jugadores del Forest se olvidaron del fútbol. Empezaron a rifar el balón y cedérselo en bandeja al Brighton, en vez de controlarlo como habían hecho durante todo el encuentro. Esa pérdida de concentración, y la constancia de Mackail Smith, les costaron la derrota.


El tanto de la victoria se originó en un error de Chambers, que salió demasiado lejos para cubrir a Mackail Smith. El delantero escocés había bajado hasta la medular para recibir y arrastró consigo a Chambers, lo que creó el espacio por el que Buckley se internó para el remate. Un segundo, una pérdida de la posición y el trabajo de todo el encuentro se vino abajo.


No cabe duda que el Forest fue superior, pero también hay que reconocer que el Brighton ofreció escasa resistencia, y aún así se llevó el partido. Ambos equipos demostraron que no pasan por un buen momento de forma, aunque los de Poyet se encuentren mucho más arriba en la clasificación. A pesar de las derrotas el Forest ha jugado bastante bien a ratos desde que llegó Steve Cotterill. Los partidos contra el Middlesbrough, el Ipswich o el Brighton fueron buenos. Pero también ha mezclado desastres mayúsculos. Vista esta irregularidad, el Forest debe agarrarse a los detalles positivos, construir el equipo desde la solidez del doble pivote y aprovechar la velocidad que ahora le dan Anderson y McLeary. Pero todo esto será insuficiente si no mejora de cara al gol.


P.D.: Nueva crónica de BG que esta vez viajó a Brighton para ver al Forest. Creo que voy a tener que pagarle las dietas de una vez.

3 comentarios:

cityground dijo...

Una pena esta derrota porque el Forest lo tuvo en su mano para lograr un mejor resultado. He visto un breve resumen y todas las ocasiones claras del Forest son rematadas fuera por muy poco, lastima porque el portero del Brighton Ankergren no me parece ninguna maravilla.

No hay que venirse abajo, esperemos que en el próximo partido en casa contra el Palace estemos más acertados de cara al gol.

Deivid dijo...

Una pena lo de perder en el descuento tras hacer un buen partido (aunque peor fue lo del Malaga). La verdad es que mirando llevais poquitos goles a favor, a ver si Miller se repone al 100% y Blackstock vuelve porque sin ese handicap seguro que salis echando leches de la zona baja. Lo malo que tras dos años de PO, es una putada pelear por no bajar. En fin, animo que la temporada es muy larga, y en este caso más

Nottforest dijo...

que mal... seguro que hubo varias ocasiones claras para el Forest..

ahora también le tocará jugar contra el Leicester en el City Ground, enla FA Cup en Enero, algo..