lunes, 30 de septiembre de 2013

El espíritu de Tony Pulis resucitó a orillas del Trent


El Nottingham Forest se impuso al Derby County (1-0) gracias a un gol de cabeza de Jack Hobbs en el partido de máxima rivalidad regional que ambos equipos jugaron en The City Ground. Con esta victoria el Forest recuperó el Trofeo Brian Clough, en posesión de los visitantes desde hace dos temporadas.

En un partido de mucha lucha y poca calidad, una jugada a balón parado le fue suficiente al Forest para doblegar a los eternos rivales. Los de Billy Davies supieron jugar el partido porque tuvieron claro desde el inicio su plan de acción. Desde un principio, Billy Davies decidió rendir homenaje al Stoke City a orillas del Trent. Y es que el espíritu de Tony Pulis se pudo sentir, palpar, tanto como la presencia de los dementores en una noche gélida en Privet Drive. No había más que echar un ojo a la alineación del Forest. Hobbs y Collins de centrales, más Moussi por delante, no auguraban precisamente mucho toque sutil de balón. Era una clara declaración de intenciones, el Forest iba a la guerra. Por delante, Henderson tomó el relevo de Cox en el once inicial. Un delantero tanque y luchador en vez de uno habilidoso, rápido y escurridizo. Así las cosas, el planteamiento del Forest fue honesto desde el principio. Que nadie esperase virtuosismos, el equipo iba preparado para luchar, ir al choque y pasar la presión del Derby con balones largos. Ante esto, los carneros de Nigel Clough se vieron desbordados. Su idea era quizás más plástica, pero salieron perdiendo de cada choque, de cada balón dividido e incluso de todos y cada uno de los centros que pusieron en el corazón del área. Hobbs y Collins fueron dos colosos inexpugnables toda la mañana.

No fue hasta bien entrada la noche en las East Midlands cuando saltó la noticia de que la derrota de los visitantes le había costado el puesto a su entrenador, Nigel Clough. Entre valoraciones de la decisión, se descubrió lo que muchos ya intuimos antes de que comenzase el partido. Tony Pulis, en cuerpo y no sólo en espíritu, presenció el partido en el estadio. Y es que las vibraciones de uno de los iconos de los banquillos ingleses no pasan desapercibidas. Tal es el magnetismo de Pulis y su ya legendario Stoke City que en la segunda parte el Forest, tras luchar y defenderse a pelotazo limpio, dio entrada a Gregg Halford. El defensa reconvertido en delantero centro bien podría heredar el trono de Rory Delap, como demostró con un par de saques de banda que puso en el punto de penalti.

No fue desde luego un clásico del fútbol este encuentro entre los eternos rivales que quedaron unidos para siempre por las figuras de Peter Taylor y Brian Clough. Hubo bastante más lucha que juego. Más balones largos que pases al hueco. Pudieron contarse más tarjetas y faltas que ocasiones claras de gol. Si no fuese por la tensión de la rivalidad, el resumen del encuentro no merecería mucho más de un minuto en la televisión. Con todo, el Nottingham Forest fue justo ganador. Supo desenvolverse en la tensión mucho mejor que sus rivales, que parecían amedrentados por la ocasión y por el ímpetu del Forest.

Los hombres de Billy Davies tuvieron las mejores ocasiones. Para ser más precisos, Henderson las tuvo. El espigado delantero falló un cabezazo a placer en la primera parte y, aún peor, un penalti en la segunda a diez minutos del final del partido. La segunda pena máxima consecutiva que falla el Forest esta temporada. Otro detalle en que se nota la baja de Lewis McGugan.  El Derby County controló el juego durante bastantes períodos, tanto en la primera como en la segunda parte, pero su presencia en el campo rival nunca resultó peligrosa. Rara vez llegaron los carneros a entrar en el área. Sus balones colgados fueron devueltos una y otra vez por Hobbs, Collins, Cohen o quien se terciase en una camiseta roja. Y sus disparos, casi siempre desde fuera del área, se fueron desviados o acabaron en las manos de Darlow. Ante un Forest muy básico y algo primitivo, el Derby ofreció escaso fútbol.  Ni siquiera su estrella emergente, Will Hughes, contribuyó al juego salvo en los cinco últimos minutos del partido, cuando sus compañeros lo buscaron con más insistencia. Hasta entonces Hughes pasó totalmente desapercibido porque no se ofreció con asiduidad y tendió a quedarse escondido en una banda.

A la contra y con las ideas mucho más claras, el Forest supo ser más efectivo y explotar las debilidades del rival. Sintiendo el aliento de Pulis en los huesos, la victoria llegó a balón parado en un saque de esquina. Hobbs, el mejor jugador del partido, coronó con un soberbio cabezazo en el primer palo su excelente y sólida actuación defensiva. Como lo hacen los grandes de verdad, como lo hacía el Stoke City de Tony Pulis que, por unas horas, se hizo presente, en cuerpo y espíritu (¡pero sin gorra!) a orillas del Trent.

1 comentario:

Roberto mollet romero dijo...

Hola a todos, hemos creado un proyecto de webserie en el que tenemos puestas muchas esperanzas y que poco tiene que ver con el fútbol, no así con nuestra otra gran pasión, el mundo del cine.

Por eso, me siento muy orgulloso de ofrecerles este capítulo piloto de la webserie que hoy ha visto la luz, y que aunque sin medios profesionales, reboza ilusión y mucho trabajo. Os prometemos que la serie irá avanzando tanto en calidad como en contenido.

Sin más dilación, aquí os lo dejo. Espero que os guste y que me ayudéis compartiéndolo en Twitter (@UPP_LaSerie) o Facebook. Un pequeño minuto para nosotros es una inmensa ayuda. Gracias y espero que lo disfrutéis tanto como nosotros lo hemos hecho haciéndolo.

http://www.youtube.com/watch?v=Zr0VHU4a2P4