jueves, 22 de octubre de 2015

Para estar preocupados



Tras doce jornadas de Liga el Forest ocupa la decimosexta plaza con 13 puntos, sólo tres por encima del descenso y a ocho puntos del play-off. La tendencia del equipo es claramente descendente en las últimas semanas, acumulando cinco jornadas sin ganar. La triste y justa derrota por 2-0 en Bristol vino acompañada de un empate a uno ante el Burnley con sabor a derrota al llegar la igualada en el descuento.

En Bristol se perdió el partido en los primeros diez minutos, el veterano Wilbraham con dos goles dejaba el partido muy cuesta arriba para el Forest, que tuvo alguna buena ocasión como un cabezazo de Hobbs y un remate a la cruceta de Lansbury pero también es cierto que De Vries evitó varios goles locales. La imagen no fue nada buena sobre todo en la primera mitad y con una defensa de circunstancias con Fox de improvisado lateral derecho. Noche para olvidar en Ashton Gate.

Contra el Burnley, Freedman apostó por un 4-4-2 con Oliveira y Walker en la delantera que puede tener continuidad, el Forest compitió bastante mejor aunque en la primera parte sufrió con las ataques de los clarets, la mejor ocasión visitante fue un disparo al poste de Barton y en el rechace Gray marca pero es anulado por fuera de juego. Ya en la segunda mitad Mendes tuvo una gran oportunidad pero su disparo a bocajarro fue despejado por Heaton. El 1-0 llego con un gran zurdazo de Lichaj desde fuera del área que entró ajustado al poste, primer gol del norteamericano con el Forest y además con su pierna mala, se volvió loco en la celebración. Pero justo después se produjo la expulsión clara de Lansbury por una entrada innecesaria en el centro del campo, una estupidez del capitán que costó muy caro. En el minuto 90 con un Forest muy replegado y cansado, Taylor con un buen lanzamiento desde la frontal establecía el empate definitivo.

Varias son las causas para este bache de resultados; muy pobre rendimiento jugando en casa con solo una victoria (Rotherham), dos empates y tres derrotas en seis partidos, hace tiempo que el City Ground dejó de ser un fortín pero es que ahora es un autentico chollo, ocho derrotas del Forest en los últimos once partidos jugando de local, bagaje desolador. Al equipo le cuesta horrores marcar goles, diez hasta ahora donde se nota mucho la lesión de Assombalonga y la venta de Antonio, ni Oliveira ni O’Grady ni Blackstock están aportando los goles que se necesitan de ellos. La plaga de lesiones como Mancienne, Ebecilio, Osborn o Tesche que han debilitado mucho el centro del campo, y a las que además hay que añadir sanciones de tres partidos como la de Mills o la próxima de Lansbury. Y la inocencia que ha mostrado el equipo para saber jugar los últimos minutos en varios partidos con mínima ventaja donde se ha escapado la victoria, casos de Bolton, Huddersfield y el último con el Burnley, seis puntos perdidos.

Este sábado vuelve a jugar el Forest en el City Ground con la urgente necesidad de truncar su racha negativa, el visitante Ipswich Town tampoco pasa por su mejor momento. Esperemos lleguen los goles y la victoria.