miércoles, 4 de noviembre de 2015

Alarma roja

La crisis del Forest se ha agudizado con las últimas dos derrotas ante el Sheffield Wednesday y Preston, ambas con varios denominadores comunes; partidos a domicilio, mismo resultado 1-0 e idéntica incapacidad del Forest cara a puerta. Este sigue siendo el principal problema del equipo está temporada, defensivamente el equipo no anda mal pero en ataque le cuesta horrores marcar, once tantos esta temporada y solo dos en los últimos cinco partidos.

Así que con estos parámetros casi es normal que el Forest lleve ocho partidos sin ganar y cada vez caiga más en la clasificación, ya ocupa el puesto 19º y menos mal que los tres equipos en descenso Rotherham, Charlton y Bolton tampoco ganan nunca, y puede mantener los cuatro puntos de ventaja sobre el descenso, triste consuelo.

Para el partido contra el Wednesday fueron bajas de última hora De Vries y Mendes que si estuvieron aptos para el partido en Preston. La portería fue ocupada por el búlgaro Evtimov que no lo estaba haciendo nada mal hasta que en la segunda parte se comió un disparo lejano de Forestieri que supuso el único tanto del encuentro. Sobre todo en esa segunda parte el Forest mostró muy poca claridad en ataque, siendo los Owls los que gozaron de las mejores ocasiones.

La derrota de ayer contra el Preston fue más dolorosa por ser contra un rival directo y que estaba por debajo nuestro en la tabla, pero todo se torció en el minuto dos de partido. El guardameta local Pickford detiene una buena ocasión de Osborn, la defensa del Preston manda un balón largo que es muy mal despejado de cabeza por Mills, y tras un disparo de Johnson que rechaza De Vries, el balón le llega a Doyle que marca. En la primera mitad hubo un gol anulado a Mills por fuera de juego y Oliveira remató horrible cuando estaba solo con el portero, muy poco gol está mostrando el portugués. El Preston creo peligro con un par de cabezazos de Garner. La segunda mitad fue una nueva demostración de impotencia del Forest. Lo único positivo del partido de ayer fue el debut como titular de Jorge Grant que fue uno de los más destacados, junto a Osborn y Ward.

Y con una Freedman cada vez más cuestionado llega este viernes la visita de nuestros vecinos del Derby County, que son la antítesis del Forest, tras un comienzo titubeante ya se han instalado en la parte alta de la clasificación, siendo unos de los candidatos al ascenso. Pero es un derbi y como ya paso la temporada pasado cuando un Forest moribundo sorprendió en Pride Park con el gol de Osborn en el descuento, puede pasar de todo.

No soy partidario de despedir a Freedman aún perdiendo el viernes, me parece un entrenador honesto y que está trabajando en unas condiciones complicadas por culpa de las restricciones para fichajes, además con una plantilla muy lastrada por las lesiones. Los resultados son malos pero tampoco se está mostrando inferior a la mayoría de sus rivales, pero la evidente falta de gol le está penalizando. En el Forest estamos acostumbrados a cambiar de entrenador como de toalla, y así nos va. Pero Freedman como todos los entrenadores depende de los resultados, y si el equipo sigue sin ganar y cayendo en la tabla, más tarde o más temprano acabará siendo despedido. Para mi seria prematuro despedirlo ya, creo se merece algo más de crédito y de paciencia.


Esperemos que se vuelva a repetir el partido del año pasado y el Forest pueda vencer a un Derby que llegará pletórico a City Ground y con ganas de revancha.