jueves, 30 de octubre de 2014

Tom Ince, dos meses cedido al Forest



Esta mañana se ha confirmado la noticia que se daba casi por segura estos dos últimos días, Tom Ince llegará cedido al Forest hasta el 28 de diciembre, el joven extremo de 22 años no estaba teniendo demasiado minutos en el Hull City al que llego este verano, y su club ha visto con buenos ojos el interés del Forest para que durante las próximas semanas pueda jugar habitualmente.

Aunque a priori no parece que el Forest tenga mal cubierta su demarcación con Antonio, Burke o Paterson, es una buena oportunidad para traer a un jugador que puede marcar diferencias en Championship y al que Pearce conoce de la selección inglesa Sub’21. Zurdo con mucho desborde, buen lanzador de faltas y penaltis, puede jugar tanto en banda como más centrado por detrás del delantero. Lleva un año un tanto estacando pero hasta hace muy poco estaba considerado como una de las más firmes promesas del fútbol inglés, sigue siendo habitual en la selección inglesa Sub’21 con la que se ha clasificado para la fase final del Europeo 2015. Esperemos venga con ganas de reivindicarse y pueda aportar mucho al Forest en estos escasos dos meses.

Formado en la cantera del Liverpool, estuvo cedido en el Notts County en la temporada 2010/11 cuando precisamente su padre Paul Ince era el entrenador de los Magpies. En verano del 2011 fichó por el Blackpool donde destacó sobre todo en la temporada 2012/13 cuando acabó con 18 goles y estuvo en el once ideal de Championship y elegido jugador joven del año en la Football League. En enero de 2013 se fue cedido al Crystal Palace donde debutó en la Premier, y este verano que quedaba libre firmó por dos temporadas con el Hull City cuando su nombre sonaba con fuerza incluso para equipos de bastante más potencial.

Casi seguro que su debut se producirá este sábado en Huddersfield donde el Forest viaja con la necesidad de ganar para romper la última mala racha de resultados. Una línea ofensiva de tres con Antonio, Ince y Burke, más Assombalonga en punta, suena de maravilla.